Skip To Content
Batatas con Dukkah
Batatas con Dukkah

Batatas con Dukkah

Agrega una reseña

Conocé esta receta exótica pero sencilla, y deleitate con todo el sabor de la nuez, las especias, y el inconfundible toque de Hellmann's.

El dukkah es una mezcla de nueces, semillas y especias de Egipto. La palabra significa 'aplastar' y describe con precisión cómo se hace.

Esta mezcla versátil se mantiene bien, y puede convertirse en tu toque mágico de emergencia, si lo ponés sobre el pan, las ensaladas, las salsas, el pescado o las verduras.

Feeds
2Personas
Tempo de preparo
60Min.
Dificultad
difícil

Ingredientes

desagrupados
4 batatas medianas (unos 700g)
1 cucharadita de pimienta
1 cucharada de aceite de oliva
50 gramos de avellanas peladas
1 1/2 cucharadas de semillas de sésamo blanco
2 cucharadas de coco
1/2 cucharada de cilantro fresco finamente picado
1/2 cucharada de comino en polvo
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de pimienta negra molida
1 cucharada de Ketchup Hellmann's
1 cucharada de cilantro fresco
1 cucharada de perejil extra para espolvorear
1 cucharada de ciboulette fresca extra para espolvorear

Método de preparación

desagrupados
Precalentá el horno a 170˚C.
Limpiá la cáscara de las batatas con agua para sacarles toda la suciedad. Secá bien.
Cortalas a la mitad longitudinalmente, luego en rodajas.
Colocalas en una bandeja con papel vegetal y hornealas 20 minutos.
Retirá la bandeja del horno. Aumentá la temperatura del horno a 230°C.
Cuando el horno esté caliente, volvé a colocar las batatas y horneá 15 minutos más (o hasta que estén doradas y ligeramente quemadas en los bordes).
Mientras las batatas se hornean, prepará la mezcla de especias.
En una sartén pequeña, tostá las avellanas a fuego medio durante 4 minutos o hasta que estén doradas. Reservalas.
Tostá las semillas de sésamo y el coco por 1 ½ minutos o hasta que esté doradas. Reservalas.
Cuando las avellanas y las semillas estén frías, molelas en un procesador de alimentos, luego mezclalas. También podés utilizar un mortero, o bien cortar las avellanas y las semillas con un cuchillo afilado.
El grosor depende de tu gusto personal. Podés molerlos solo un poco para darle una textura más gruesa, o hasta que queden como polvo, pero no lo mezcles demasiado para que no se convierta en una pasta.
Ponelas en un recipiente, agregá las especias y el aderezo y mezclá bien.
Serví las batatas fritas calientes con kétchup Hellmann’s, la mezcla de especias dukkah y las hierbas picadas.

Nutrición

Filtros similares