Skip To Content
¡Y listo! Tenés una tremenda limonada para refrescarte al solcito. Un tip de último momento: tirale ralladura de jengibre y transportate a otro plano de frescura. Es más, ahora que tenés las bases para hacer una limonada podés intercambiar una fruta por otra y BOOM, tenés otra bebida refrescante. Real. Simplemente, por ejemplo, cambiás el jugo y la ralladura de limón por la de un maracuyá y te haces TREMENDA maracuyada. De nada. ¿Con quién vas a compartir esta deliciosa y refrescante limonada? ¡Contanos!

Filtros similares